martes, 18 de febrero de 2014

EL PEOR INVIERNO



Llegó al dormitorio y las bajas temperaturas seguían debajo de las mantas.
La tocó y tuvo que mirar para saber si era piel o hielo lo que tocaba.
Se movió y le dio la espalda, como el día que tendió la mano y recibió un portazo.

El peor invierno es aquel que un día fue verano...
La tormenta más intensa aquella que deja los ojos ensangrentados...
El huracán más peligroso, el que arrastra el respeto hacia el olvido...
El peor rayo es aquel que deja a oscuras lo que un día era un sol incandescente...

Suspiró y con las manos aguantó las lágrimas que estaban al filo del precipicio.
Suplicó en silencio y sin embargo no dejaba de escuchar gritos en su alma.
Preguntó al aire y contestó la soledad acompañada de una soberbia tristeza.

Buscó las flores por toda la casa y solo encontraba espinas y amargura...
Halló las cartas que un día eran de amor y al leerlas.... ¡cuánto dolor!...
Las fotografías habían desteñido, como el azul de su traje y el blanco de su caballo...
Ensayó en el espejo y cuando susurraba te quiero el cristal se empañaba...

El peor invierno...
Tanto frío que ni las ropas...
Se adentra, se cuela, te come, te ahoga...
El peor invierno...
Un infierno...




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada