domingo, 3 de noviembre de 2013

TENGO UN RELOJ



Tengo un reloj que me dice de todo menos la hora.
No hay agujas, ni alfileres, solo está el presente con mis sueños y mis ganas.
Tengo un reloj que no tiene números, que no me va eso de enumerar el tiempo y lo que hay, son sueños, sonrisas y los tambores del corazón.
Tic, tac, tic, tac...
Tengo un reloj que ni es de muñeca ni de marionetas, ni de pared ni de muros de los lamentos. El que tengo yo está bajo mi piel y me dicta lo que siento y cómo llenar esta vida con su tiempo y su locura.
Tengo un reloj y qué bonito es, cuando marca en punto cualquier sentimiento. No es suizo, ni es caro y aunque sea sumergible, nunca se hunde en las aguas de la rendición, que el reloj que tengo yo, lo bautizo corazón y bucea sin temor en los mares del amor.
Tengo un reloj que me cuenta que tú y yo, somos más que un puro trámite, para este tiempo que vivimos de convulsa y de dudas.
Tengo un reloj y con él, soy imparable...
Tenemos un reloj y con él, debemos ser invencibles...
Aunque haya muchos que deseen, que se pare para siempre…
Que seamos un minuto, un suspiro....
Algo tan fugaz como para quedarse en el olvido.
En un mundo donde el tiempo es de corruptos.
En un tiempo donde el mundo se corrompe.
Me enseña el amor, sus desdichas, alegrías y aventuras.
Me empuja hacía la vida, su destino, el peligro y batallas que ganar.
Me habla sin hablar…
Me guía sin esperar…
Me lleva a la verdad…
Tengo un reloj y me cuenta de todo menos la hora.
 

3 comentarios:

  1. Cierto es que a veces nos olvidamos de ese reloj ! Bonitas palabras David ! ; )

    ResponderEliminar
  2. precioso... besitos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar